1. ¿Qué es el metaverso?
  2. Algo de historia.
  3. Realidad aumentada, realidad mixta, realidad virtual.
  4. ¿Qué tecnología necesito para entrar en el metaverso?
  5. Cuántos metaversos existen.
  6. ¿Qué se puede hacer en el metaverso?
  7. Empresas en el metaverso.
  8. Facturación.
  9. Legislación.

¿Cómo suena interactuar con otras personas en un mundo virtual paralelo? Probablemente, lo que primero se te venga a la mente sea Internet. Cuando yo hablaba de Internet allá por los 90, las miradas de asombro abundaban en la sala, el hecho de poder hacer una compra a través de la web, o comunicarte con una persona casi instantáneamente desde la comodidad del sofá de tu casa parecía surrealista. Nunca tuve dudas de todo lo que las empresas podían lograr con esta invención, y ahora la historia se repite con el metaverso.

Internet ha dado un paso más gracias al imparable crecimiento de la tecnología. En los años 90 nació la Web 1.0, la Word Wide Web (las tres W) con un enfoque muy informativo en el que el usuario no producía contenidos en las páginas. Con la Web 2.0 la historia cambió. Las empresas comenzaron a invertir en Internet, creando grandes corporaciones que hoy en día conocemos como redes sociales. En la actualidad Mark Zuckerberg o Bill Gates lideran lo que es la Web 2.0.

La Web 3.0 se encuentra directamente relacionada con el metaverso. Aunque aún en desarrollo, este concepto abarca un gran salto de generación de servicios de internet en el que la inteligencia artificial, el procesamiento de un gran volumen de datos y la descentralización de la web serán los protagonistas de la nueva escala de internet, siendo esta vez el metaverso el que lidere la batalla.

En este artículo, te voy a explicar lo que es el metaverso de forma sencilla y lejos de tecnicismos, en los que más adelante entraremos en detalle. ¿Estás preparado para esta inmersión?

¿Qué es el Metaverso?

El diccionario Collins define metaverso como “un mundo virtual tridimensional, especialmente en un videojuego de rol”. La propuesta del diccionario de Cambdrige es algo más completa: “un espacio compartido online en el que la gente, representada por avatares, puede participar en diferentes actividades, usando realidad virtual y aumentada”. La Real Academia Española (RAE) aún no contempla una definición del metaverso, pero una extensa investigación me inspira a darte la más adecuada:

El metaverso es un entorno virtual inmersivo en el que los seres humanos pueden interactuar tanto social como económicamente, a través de un avatar en una realidad tridimensional creada gracias a la tecnología de realidad aumentada (AR) y realidad virtual (VR).

Para entender correctamente este novedoso concepto, vamos a adentrarnos en la historia.

Algo de historia

De dónde proviene el término

En los avances tecnológicos, suele ocurrir que se adoptan conceptos de la ciencia ficción para aplicarlos a nuevas realidades. Por tal razón es tan sonada actualmente una novela de 1992 llamada Snow Crash, del autor Neal Stephenson, en la que aparece por primera vez el término “Metaverso”. Neal se refiere a un mundo virtual colectivo, compatible y convergente con la realidad, al que se accedía a través de unas gafas.

Etimología

Etimológicamente, “meta” significa “después” en griego, refiriéndose al concepto de “más allá” y “verso” alude a “universo”, por lo que la concepción de metaverso evoca estar “más allá del universo”.

Fechas claves

Años de investigación han demostrado que esta forma de “encarnarse” en un avatar virtual mejora la calidad de las interacciones en Internet. Por esta razón, se lleva debatiendo el concepto del metaverso desde hace ya tres décadas.

Las fechas claves del metaverso también remontan a la ciencia ficción. Si ya hemos mencionado que la primera vez que se nombra este concepto fue en 1992, existen otros momentos en la joven historia tecnológica en los que aparecen proyectos o ensayos de lo que sería el metaverso.

Primera película

La primera vez que se muestra un mundo virtual en el cine fue en 1982 en la película “Tron”. Este filme de ciencia ficción trata de un desarrollador de videojuegos que termina siendo teletransportado a un mundo virtual dentro de una computadora central donde interactúa con programas. Su director Steven Lisberger ya lo vio claro hace 40 años.

Varias películas y series adelantaron lo que podría ser el metaverso, pero es el visionario Steven Spielberg en “Ready Player One” el que más se acerca en 2018. El ambiente de esta película se sitúa en 2045, cuando el protagonista utiliza unas gafas de realidad virtual y un traje háptico que le permite trasladar los movimientos del mundo real al mundo virtual. En este mundo llamado “Oasis” además de jugar, se puede interactuar con otras personas, tal y como en el mundo real.

Otras películas que pueden sonarte a un metaverso un poco más alejado de su concepto son la saga “Matrix” (1999), Free Guy (2021), Demonic (2021) o la serie Black Mirror o Westworld.

Primeros metaversos

Resulta utópico hablar de un primer metaverso, teniendo en cuenta que el metaverso está evolucionando según estás leyendo este artículo, pero sí es cierto que ya en 2003, Linden Lab estrenó una realidad virtual muy parecida a lo que estamos hablando en 2022: Second Life, el primer precursor del metaverso.

En este primer mundo virtual los usuarios pueden interactuar en zonas comunes y con una apariencia tridimensional, además de tener una finalidad lucrativa. Empresas como Coca Cola, Nissan, Sony o American Apparel ya compraron propiedades en este metaverso, o universidades como Harvard y Oxford ya tenían su representación virtual en 2006 en Second Life. Second Life se adelantó a su tiempo, ya que la tecnología no acompañaba entonces a esta plataforma, y por ello a día de hoy no podemos considerarlo un metaverso.

Otro entorno virtual con estética muy alejada de la tridimensional pero con mucha afluencia de usuarios fue Habbo Hotel (2000) que en un principio se ideó como salas en las que chatear con otros usuarios a través de un avatar. Por último, merece la pena mencionar Minecraft (2011) o Fornite (2011), metaversos que comenzaron siendo videojuegos y han desarrollado su tecnología para unirse a la revolución digital.

realidad aumentada y el metaverso

Realidad aumentada, realidad mixta, realidad virtual.

Realidad aumentada, mixta y virtual, las tres realidades más mencionadas en esta última década por su creciente investigación. Pero primero, ¿recuerdas lo que es una imagen 2D y 3D?

Recordemos que las imágenes 2D son aquellas a las que nos referimos como “planas” y las 3D cuentan con un elemento extra que es la profundidad, la característica más básica en la que percibimos la realidad. La pantalla de nuestro ordenador o televisor emite contenido 2D. En el metaverso es posible acceder desde tu ordenador (2D) o desde unas gafas (3D). Más adelante en este artículo te especifico qué necesitas para entrar en el metaverso.

Para entender cómo acceder al metaverso, debes saber las diferencias entre realidad aumentada, mixta y virtual:

  • Realidad virtual (VR): Se trata de un entorno creado informáticamente capaz de recrear cualquier espacio, desapareciendo cualquier tipo de referencia al entorno físico. Es la realidad que más se está comercializando, por su capacidad completa de inmersión.
  • Realidad aumentada (AR): Combina elementos existentes físicamente con otros digitales, y se complementan entre sí. Con esta realidad puedes ver todo lo que tienes alrededor, pero el equipo que utilices reproduce animaciones, datos, u objetos que no están realmente ahí.
  • Realidad mixta (MR): También conocida como realidad híbrida, combina la realidad aumentada, la realidad virtual y la realidad física, de esta forma se crean espacios dónde interactúan tanto objetos y personas reales como virtuales. Es la que mayor desarrollo tecnológico tendrá en los próximos años.

¿Qué tecnología necesito para entrar en el metaverso?

Si bien el metaverso es como una nueva escala en Internet, la tecnología que lo acompaña aún está en desarrollo, y su uso puede verse afectado por la falta de tecnología. Sin embargo, la gran infinidad de metaversos que existen permiten al usuario acceder al que más se adapte a sus condiciones tecnológicas.

Por ello, ¿qué debo tener para acceder a un metaverso?

  1. Conexión a internet con una velocidad mínima de navegación de 200 Mbps.
  2. Ordenador o teléfono móvil con una buena tarjeta gráfica para soportar el metaverso.
  3. Gafas de realidad virtual. Puedes entrar en algunos metaversos sin ellas, pero estas siempre harán de tu experiencia una inmersión completa en este universo paralelo digital.
  4. Accesorios de VR: Pueden ser los mandos de control, o los escritorios, que mejoran la experiencia de inmersión, ya que permiten controlar con tus propias manos el movimiento en el interior del metaverso.

No todos estos elementos son mandatorios, ya que con tan solo un ordenador o teléfono móvil y conexión internet podemos entrar en un metaverso, pero sí es importante que tengas en cuenta que la realidad virtual es parte del metaverso, y esta se logra con el equipo adecuado.

Cuántos metaversos existen

En la actualidad, es prácticamente inviable enumerar los metaversos que existen. Sí es cierto, que las grandes empresas tecnológicas están comenzando a posicionarse. Mark Zuckerberg ya anunció en 2021 el cambio de nombre de Facebook a Meta, abriendo un camino que ya estaba iniciado, pero que ha provocado una ingente aceleración.

Pero, ¿cuántos metaversos existen? El número total es incalculable, pero sí puedo decirte cuáles son los más populares y actuales:

Decentraland metaverso

  1. Decentraland.
  2. The Sandbox.
  3. Somnium Space.
  4. Bloktopia.
  5. Axie Infinity.
  6. Horizon (en versión Beta).
  7. Star Atlas.
  8. Minecraft.
  9. Fortnite.
  10. Roblox.
  11. Omniverse.
  12. Cryptovoxels
  13. Zepeto

Algunos metaversos en desarrollo con bastante potencial son el “Shiberse”, proyecto de los desarrolladores de la criptomoneda Shiba Inu Coin.

¿Qué se puede hacer en el Metaverso?

Para responder a esta pregunta es necesario plantearse si vas a entrar como usuario digital, como empresa o como desarrollador. En nuestro caso vamos a plantear esta situación como si el que entra en el metaverso es una empresa.

En primer lugar y actualmente (recordemos que está desarrollándose a pasos agigantados), el principal objetivo de una empresa en el metaverso es el de generar branding y visibilidad. Más adelante detallaré los beneficios de este mundo virtual para las compañías, pero es importante tener en cuenta que cuanta más presencia tengan en el metaverso y capacidad de interacción con los usuarios, mayor impacto generará en sus clientes potenciales.

Para ello, una de las cosas que puede hacer una empresa en el metaverso es comprar lands y NFT. Como he mencionado anteriormente, el metaverso tiene entre otros, un fin lucrativo en el que los usuarios pueden comprar y vender bienes digitales a través de la moneda asociada a ese metaverso.  ¿Y qué son los bienes digitales? Bienes que se venden, entregan y transfieren de forma digital.

En el metaverso se pueden comprar Lands y NFT.

Lands

Una land, o terreno virtual en castellano, es un espacio virtual o parcela dentro del metaverso que puede comprarse o venderse para construir lo que el comprador desee, ya sea un edificio, un expositor o cualquier otro elemento digital. Yo, personalmente, ya soy propietario de una land.

El auge del sector inmobiliario está vinculado al desarrollo de las “Lands”. Actualmente existen proyectos en activo de arquitectos que ya diseñan edificios para el metaverso, que posteriormente un desarrollador de juegos 3D construye en el terreno virtual como si de un “constructor virtual“ se tratase.

Un punto a tener en cuenta es que un “land” no deja de ser un NFT.

NFT

Las siglas NFT significan “Token no fungible”, del inglés Non Fungible Token, y de forma sencilla se definen como objetos digitales que se utilizan en el metaverso y otros entornos digitales y representan objetos del mundo real, como puede ser el arte, la música, vídeos o elementos de un juego.

El arte y los juegos son los sectores más rentables de los NFT. Por ejemplo, puedes comprar un cuadro digital para exponerlo en tu parcela dentro de tu edificio, o un tigre de bengala como el que se pasea en el banco de J.P Morgan en el metaverso de “Decentraland”. Este animal o el uniforme especial que lleva tu avatar, serían objetos digitales NFT.

onyx jpmorgan

Para entender en profundidad estos conceptos, los desarrollaré más adelante en otro artículo, así como su relación con las criptomonedas.

Empresas en el metaverso

En el metaverso las grandes empresas no pasan desapercibidas. Las oportunidades de negocio se han visto multiplicadas en el último año, algunos ejemplos de negocios que proliferan están en el sector de la moda de lujo: Gucci o Balenciaga están muy presentes en el metaverso, ambas firmas ya han presentado sus colecciones permitiendo a los usuarios interactuar con estas.

También destacan el sector de las bebidas, como puede ser empresas como Coca Cola o Heineken, que ya ha desarrollado su primera cerveza en el metaverso, que tu avatar puede “probar” virtualmente. Otro sector que destaca es el sector de la automoción, donde firmas como Hyundai ya promocionan sus últimos modelos de automóviles, o el sector tecnológico, con marcas como Samsung, que actualmente premia con NFT a los usuarios que visitan su expositor en el metaverso de Decentraland.

Es importante destacar que el metaverso ya cuenta con grandes entidades como son los bancos y consultoras. El primero en adentrarse fue J.P Morgan, pero sin irnos más lejos Santander, BBVA o La Caixa ya están dentro del metaverso. Está claro que los pagos son una fórmula destacada en este negocio virtual, pero según fuentes de BBVA, en no mucho tiempo los préstamos en el metaverso son un negocio a explorar.

El metaverso es también un escaparate para emprendedores que están aprovechando estas nuevas oportunidades de negocio. Estar como empresa en el metaverso son todo beneficios:

  • Es un entorno social en el que los usuarios quieren personalizar sus avatares y parcelas como en el mundo real.
  • El metaverso es novedad, por lo que todos los usuarios que están entrando por primera vez entran con el propósito de descubrir, interactuar y conocer todo lo que este pueda ofrecer.
  • Es un entorno persistente en el que las empresas pueden estar siempre en el metaverso sin existir la desconexión temporal.
  • Existe mayor rentabilidad en las transacciones digitales que en el mundo real, ya que el coste de producción es menor.
  • No hay límites: No existe un número máximo de usuarios ni límites geográficos en el metaverso. Un trabajador podrá asistir desde cualquier lugar y reunirse con sus compañeros de forma inmersiva en cualquier metaverso. La distancia se reduce al mínimo, y el espacio es un entorno idílico para encontrarse.
  • Es una gran oportunidad para nuevos emprendedores y nuevos perfiles profesionales. Gracias al metaverso se han creado puestos laborales relacionados con esta tecnología. Además, requiere una fase de iniciación, siendo muy importante la formación y consultoría para acompañar a los nuevos usuarios que deseen hacer negocios en este mundo virtual. Tan sólo los límites tecnológicos que pueda haber actualmente podrán frenar cualquier idea empresarial.

Facturación del metaverso

La consultora estadounidense Morgan Stanley prevé que las compras de NFT en el metaverso podrán suponer el 10% de la cifra de negocio total en el sector de lujo en moda, calzado y joyería. Los artículos híbridos de lujo, que son aquellos digitales agregados a objetos físicos, son los NFT que lideran este sector.

La previsión de la consultora es de un alcance de facturación de cerca de 50 millones de dólares hasta 2030 en el sector lujo. A este sector se suman otros que sitúan el metaverso en una previsión de facturación de 828.950 millones de dólares para 2028, según un estudio de la empresa consultora Emergen Research.

Esta explosión tiene una gran consecuencia que ya podemos percibir, las empresas están comenzando a multiplicar por 10 sus inversiones en el metaverso y en todas las tecnologías asociadas, como las criptomonedas y los NFT.

En concreto, el mercado de los NFT cerró 2021 con más de 22.000 millones en ventas, una suma que no resulta extraordinaria teniendo en cuenta que en la casa de subastas Christie’s, se vendió un NFT por 70 millones de dólares este mismo año, sin ser el más caro vendido en la historia.

En general, la previsión de facturación en el futuro, según las estimaciones más conservadoras, es de un 15% de la economía digital, lo que supondría una oportunidad de 2,6 billones de dólares.

gafas oculus

Gafas de Oculus Quest 2

Legislación

Aunque el metaverso no tenga limitaciones físicas, sí requiere una normativa, que actualmente se encuentra en desarrollo. Como cualquier cambio tecnológico, pueden concurrir situaciones que supondrán cuestiones jurídicas que advierten una adecuada regulación.

Uno de los pilares del metaverso es la identidad, ya que para llevar a cabo la interacción en este es necesario la creación de un avatar que representa a la persona real. Con la creación del avatar entra en juego la protección de identidad digital, dónde es necesario añadir medidas de seguridad y controles de privacidad.

Otro reto legal para el metaverso es el control de la protección de datos, y que se establezca quién tiene la propiedad y responsabilidad del tratamiento de los datos, roles u obligaciones legales asociadas.

Una perspectiva legal que concierne a las empresas es la de brindar una seguridad jurídica a aquellas que hagan negocios en el metaverso, y por consecuente se deberán establecer medidas de protección para los consumidores. Ya existen asociaciones de juristas enfocadas en el metaverso, además de dos propuestas normativas de la Comisión Europea en fase de tramitación legislativa, cuyo propósito principal es el de aportar mecanismos jurídicos al respecto. Estas son la Digital Services Act (DSA) y la Digital Market Act (DMA).

Debido a su naturaleza digital, en el metaverso hay posibilidades de recibir nuevos ciberataques. Esto ya ha provocado que los expertos en ciberseguridad estén ampliando su perfil técnico ahora adaptado al metaverso.

En la mayoría de los casos, nos encontramos con metaversos en los que el marco legal está en desarrollo pero con mucha perspectiva de mejora, aunque debemos tener en cuenta que al tratarse de un mundo virtual descentralizado aplicar una normativa no será una tarea fácil.

¿Y qué nos depara el futuro del metaverso? Un asentamiento de todas las bases de este mundo virtual en la sociedad, acompañado de una facilidad tecnológica y desarrollada para el usuario, que sin duda dará un rumbo al futuro de internet y en este, a la interacción digital.

Sin embargo cabe mencionar que el futuro no es tan lejano, de hecho ya podemos hablar de presente. Son muchas las empresas líderes en su sector las que están ya en el metaverso, y todas han sido y están siendo noticia por ello. ¿Es el momento de convertirse en líder si aún no lo eres? La respuesta es un rotundo sí, y no sólo lo digo yo, como he mencionado, los números y la probabilidad hablan por sí solos.

Tan sólo el poder mediático del metaverso ha conseguido que empresas como Facebook, que se encontraba en fase de declive por su crisis de reputación, con el cambio de nombre a “Meta” se haya vuelto a posicionar en la cima. La oportunidad de negocio y las posibilidades de crecimiento empresarial se encuentran en el metaverso.

¿Y cómo comenzar esta aventura como empresario en el metaverso? Sé que la inmersión a esta piscina de realidades virtuales, avatares y criptomonedas puede resultar compleja, y por ello actualmente me encuentro, como consultor, aterrizando y acompañando a empresas en el metaverso.

El diligente avance tecnológico es un factor que nos indica el crecimiento que sostendrá el metaverso en este próximo año. Esto no es más que una nítida señal para incidir como negocio antes que la competencia, y el tiempo restante se reduce incluso a los próximos meses.

Ahora es el momento de dar un paso más y extender la presencia, propuesta y creatividad de tu marca, y reinventar el mercado para lograr una expansión sin límites gracias al metaverso, la última frontera.

<   Volver al listado principal
-->